País

Brasil

3317 especie

Brasil, cuyo nombre oficial es República Federativa de Brasil , es un país soberano de América del Sur que comprende la mitad oriental del continente y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Geografía

El territorio brasileño es atravesado por dos líneas geográficas imaginarias: el ecuador, que pasa por la desembocadura del Amazonas, y el trópico de Capricornio, que cruza por la ciudad de São Paulo. El país ocupa un área vasta a lo largo de la costa este de América del Sur y abarca gran parte del interior del continente, compartiendo fronteras terrestres con Uruguay al sur; Argentina y Paraguay al suroeste; Bolivia y Perú al oeste; Colombia al noroeste y Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa al norte. De esta forma, tiene una frontera en común con todos los países de Sudamérica, con excepción de Ecuador y Chile. Además tiene una de las 10 fronteras terrestres más larga y extensas del mundo que comparte con Bolivia. El territorio brasileño también engloba una serie de archipiélagos, como Fernando de Noronha, el Atolón de las Rocas, San Pedro y San Pablo y Trinidad y Martín Vaz. El tamaño, relieve, clima y recursos naturales hacen de Brasil un país geográficamente diverso.

Brasil es el quinto país más grande del mundo, después de Rusia, Canadá, China y Estados Unidos, además de ser el tercero más grande de América, con una superficie total de 8 515 770 km², incluyendo 157 630 km² de agua. Su territorio abarca cuatro husos horarios, desde UTC-5 en los estados occidentales, a UTC-3 para los estados del este (y la hora oficial de Brasil) y UTC-2 para las islas del Atlántico.

La topografía brasileña también es muy diversa, e incluye varias colinas, montañas, planicies, mesetas y cerros. Gran parte del terreno se sitúa a una altitud de entre 200 a 800 msnm. La mayor parte de las tierras altas se ubican principalmente en la parte sur del país. El noroeste brasileño es una meseta compuesta por un terreno amplio interrumpido por algunos cerros. La región sureste es más accidentada, con una masa compleja de cordilleras y sierras que alcanzan altitudes de más de 1200 msnm. Estos accidentes incluyen la sierra de la Mantiqueira, la sierra del Espinazo y la sierra del Mar. En el norte, el escudo guayanés constituye una fosa de drenaje principal, separando los ríos que corren hacia el sur de la cuenca del Amazonas de los ríos que desembocan en el sistema del río Orinoco, en Venezuela, al norte. El punto más alto en Brasil es el Pico da Neblina, en la frontera con Venezuela, con 2994 msnm.

El país es bañado exclusivamente por el océano Atlántico, un tramo del litoral sudamericano en general poco recortado que va desde el cabo Orange, en el norte, hasta el arroyo Chuy, en el sur, con una longitud de 7491 km —que aumenta hasta los 9198 km si se consideran los salientes y entrantes costeros—; esto lo convierte en el 15.º litoral más largo del mundo. De los 26 estados brasileños nueve no tienen litoral, así como tampoco el Distrito Federal. La mayoría de los 17 estados costeros tienen sus capitales situadas cerca de la costa, salvo Porto Alegre (Río Grande del Sur), Curitiba (Paraná), São Paulo (São Paulo), Teresina (Piauí), Belém (Pará) y Macapá (Amapá). Porto Alegre, Belém y Macapá se encuentran emplazadas cerca de grandes ríos navegables, accesibles por ello desde el litoral.

Brasil cuenta con un sistema denso y complejo de ríos, uno de los más extensos del mundo, con ocho grandes cuencas hidrográficas que drenan en el Atlántico. Los ríos más importantes son el Amazonas —el río más grande del mundo tanto en extensión (6937,08 km) y en términos de volumen de agua (12 500 millones de litros por minuto)- el Paraná —su mayor afluente— el Iguazú —que da origen a las cataratas del Iguazú—, el Negro, San Francisco, Xingú, Madeira y el Tapajós.

Clima

El clima de Brasil dispone de una amplia variedad de condiciones climáticas en una región grande y con una topografía variada, aunque se puede considerar que la mayor parte del país cuenta con un clima tropical. Según el sistema de Köppen, Brasil cuenta con seis subtipos climáticos principales: ecuatorial, tropical, semiárido, tropical de altitud, templado y subtropical. Las diferentes condiciones climáticas producen ambientes que varían desde el bosque tropical en el norte y las regiones semiáridas del noreste, hasta el bosque templado de coníferas en el sur y las sabanas tropicales del centro. Muchas otras regiones tienen microclimas totalmente diferentes.

El clima ecuatorial es el que predomina en gran parte del norte de Brasil. No existe una estación seca como tal, aunque sí existen algunas variaciones en la cantidad de precipitaciones entre cada periodo del año. La temperatura media es de 25 °C, la cual tiene una mayor variación entre el día y la noche que entre estaciones. Las lluvias en el centro de Brasil son más escasas, característico de un clima de sabana. Esta región es tan extensa como la cuenca del Amazonas, pero con un clima muy diferente, ya que se ubica más hacia el sur y en una altitud inferior. En el nordeste, la diferencia de precipitaciones entre las estaciones son aún más extremas, ya que esta región de clima semiárido generalmente recibe menos de 800 mm lluvia, la mayoría de estas cae en un periodo que abarca tres a cinco meses cada año y, cuando se presenta una menor cantidad de lluvia, se presentan largos periodos de sequía. La «Gran Sequía» de 1877-1878, fue la más grave registrada en el país y provocó la muerte de cerca de medio millón de personas.

Al sur de Bahía, a partir de São Paulo, la distribución de las lluvias cambia, ya que se presentan precipitaciones a lo largo de todo el año. El sur y la región sureste poseen condiciones de clima templado, con inviernos frescos y una temperatura media anual que no supera los 18 °C; las heladas invernales son bastante comunes, así como la caída ocasional de nieve en las áreas más elevadas.

Flora, fauna y medio ambiente

La gran extensión territorial de Brasil comprende diferentes ecosistemas, como la Amazonia, reconocida por albergar la mayor diversidad biológica en el mundo, la Mata Atlántica y el Cerrado, que también sustentan una gran biodiversidad, por los cuales Brasil es clasificado como un país megadiverso.

La rica vida silvestre de Brasil refleja la variedad de hábitats naturales. Los científicos estiman que el número total de especies vegetales y animales en Brasil es de aproximadamente cuatro millones. Dentro de los grandes mamíferos brasileños se incluye a pumas, jaguares, ocelotes, zorros vinagre, zorros, coyameles, tapires, osos hormigueros, perezosos, zarigüeyas y armadillos. Los venados son abundantes en el sur y muchas especies de platyrrhini pueden ser encontradas en la selva tropical del Norte. Según datos de 1993, Brasil albergaba entonces 69 de las 244 especies de primates conocidas en el planeta. La preocupación por el medio ambiente creció en respuesta al interés mundial en las cuestiones ambientales.

El patrimonio natural de Brasil está seriamente amenazado por la ganadería, la agricultura, la explotación forestal, la minería, el reasentamiento, la extracción de petróleo y gas natural, la sobrepesca, el comercio de especies salvajes, las presas e infraestructura, la contaminación del agua, el cambio climático, el fuego y las especies invasoras. En muchas áreas del país, el ambiente natural está amenazado por el desarrollo urbano. La construcción de carreteras en medio de la vegetación, tales como la BR-230 y la BR-163, abrieron áreas anteriormente aisladas a la agricultura y al comercio; las presas inundaron valles y hábitats salvajes y las minas crearon cicatrices en la tierra que alteraron el paisaje.

En diciembre de 2016, según estudios de EMBRAPA, la vegetación nativa preservada cubría el 61 % del territorio brasileño. La agricultura ocupaba el 8 % del territorio nacional mientras que los pastos cubrían el 19,7 %.

mostrar menos

Brasil, cuyo nombre oficial es República Federativa de Brasil , es un país soberano de América del Sur que comprende la mitad oriental del continente y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Geografía

El territorio brasileño es atravesado por dos líneas geográficas imaginarias: el ecuador, que pasa por la desembocadura del Amazonas, y el trópico de Capricornio, que cruza por la ciudad de São Paulo. El país ocupa un área vasta a lo largo de la costa este de América del Sur y abarca gran parte del interior del continente, compartiendo fronteras terrestres con Uruguay al sur; Argentina y Paraguay al suroeste; Bolivia y Perú al oeste; Colombia al noroeste y Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa al norte. De esta forma, tiene una frontera en común con todos los países de Sudamérica, con excepción de Ecuador y Chile. Además tiene una de las 10 fronteras terrestres más larga y extensas del mundo que comparte con Bolivia. El territorio brasileño también engloba una serie de archipiélagos, como Fernando de Noronha, el Atolón de las Rocas, San Pedro y San Pablo y Trinidad y Martín Vaz. El tamaño, relieve, clima y recursos naturales hacen de Brasil un país geográficamente diverso.

Brasil es el quinto país más grande del mundo, después de Rusia, Canadá, China y Estados Unidos, además de ser el tercero más grande de América, con una superficie total de 8 515 770 km², incluyendo 157 630 km² de agua. Su territorio abarca cuatro husos horarios, desde UTC-5 en los estados occidentales, a UTC-3 para los estados del este (y la hora oficial de Brasil) y UTC-2 para las islas del Atlántico.

La topografía brasileña también es muy diversa, e incluye varias colinas, montañas, planicies, mesetas y cerros. Gran parte del terreno se sitúa a una altitud de entre 200 a 800 msnm. La mayor parte de las tierras altas se ubican principalmente en la parte sur del país. El noroeste brasileño es una meseta compuesta por un terreno amplio interrumpido por algunos cerros. La región sureste es más accidentada, con una masa compleja de cordilleras y sierras que alcanzan altitudes de más de 1200 msnm. Estos accidentes incluyen la sierra de la Mantiqueira, la sierra del Espinazo y la sierra del Mar. En el norte, el escudo guayanés constituye una fosa de drenaje principal, separando los ríos que corren hacia el sur de la cuenca del Amazonas de los ríos que desembocan en el sistema del río Orinoco, en Venezuela, al norte. El punto más alto en Brasil es el Pico da Neblina, en la frontera con Venezuela, con 2994 msnm.

El país es bañado exclusivamente por el océano Atlántico, un tramo del litoral sudamericano en general poco recortado que va desde el cabo Orange, en el norte, hasta el arroyo Chuy, en el sur, con una longitud de 7491 km —que aumenta hasta los 9198 km si se consideran los salientes y entrantes costeros—; esto lo convierte en el 15.º litoral más largo del mundo. De los 26 estados brasileños nueve no tienen litoral, así como tampoco el Distrito Federal. La mayoría de los 17 estados costeros tienen sus capitales situadas cerca de la costa, salvo Porto Alegre (Río Grande del Sur), Curitiba (Paraná), São Paulo (São Paulo), Teresina (Piauí), Belém (Pará) y Macapá (Amapá). Porto Alegre, Belém y Macapá se encuentran emplazadas cerca de grandes ríos navegables, accesibles por ello desde el litoral.

Brasil cuenta con un sistema denso y complejo de ríos, uno de los más extensos del mundo, con ocho grandes cuencas hidrográficas que drenan en el Atlántico. Los ríos más importantes son el Amazonas —el río más grande del mundo tanto en extensión (6937,08 km) y en términos de volumen de agua (12 500 millones de litros por minuto)- el Paraná —su mayor afluente— el Iguazú —que da origen a las cataratas del Iguazú—, el Negro, San Francisco, Xingú, Madeira y el Tapajós.

Clima

El clima de Brasil dispone de una amplia variedad de condiciones climáticas en una región grande y con una topografía variada, aunque se puede considerar que la mayor parte del país cuenta con un clima tropical. Según el sistema de Köppen, Brasil cuenta con seis subtipos climáticos principales: ecuatorial, tropical, semiárido, tropical de altitud, templado y subtropical. Las diferentes condiciones climáticas producen ambientes que varían desde el bosque tropical en el norte y las regiones semiáridas del noreste, hasta el bosque templado de coníferas en el sur y las sabanas tropicales del centro. Muchas otras regiones tienen microclimas totalmente diferentes.

El clima ecuatorial es el que predomina en gran parte del norte de Brasil. No existe una estación seca como tal, aunque sí existen algunas variaciones en la cantidad de precipitaciones entre cada periodo del año. La temperatura media es de 25 °C, la cual tiene una mayor variación entre el día y la noche que entre estaciones. Las lluvias en el centro de Brasil son más escasas, característico de un clima de sabana. Esta región es tan extensa como la cuenca del Amazonas, pero con un clima muy diferente, ya que se ubica más hacia el sur y en una altitud inferior. En el nordeste, la diferencia de precipitaciones entre las estaciones son aún más extremas, ya que esta región de clima semiárido generalmente recibe menos de 800 mm lluvia, la mayoría de estas cae en un periodo que abarca tres a cinco meses cada año y, cuando se presenta una menor cantidad de lluvia, se presentan largos periodos de sequía. La «Gran Sequía» de 1877-1878, fue la más grave registrada en el país y provocó la muerte de cerca de medio millón de personas.

Al sur de Bahía, a partir de São Paulo, la distribución de las lluvias cambia, ya que se presentan precipitaciones a lo largo de todo el año. El sur y la región sureste poseen condiciones de clima templado, con inviernos frescos y una temperatura media anual que no supera los 18 °C; las heladas invernales son bastante comunes, así como la caída ocasional de nieve en las áreas más elevadas.

Flora, fauna y medio ambiente

La gran extensión territorial de Brasil comprende diferentes ecosistemas, como la Amazonia, reconocida por albergar la mayor diversidad biológica en el mundo, la Mata Atlántica y el Cerrado, que también sustentan una gran biodiversidad, por los cuales Brasil es clasificado como un país megadiverso.

La rica vida silvestre de Brasil refleja la variedad de hábitats naturales. Los científicos estiman que el número total de especies vegetales y animales en Brasil es de aproximadamente cuatro millones. Dentro de los grandes mamíferos brasileños se incluye a pumas, jaguares, ocelotes, zorros vinagre, zorros, coyameles, tapires, osos hormigueros, perezosos, zarigüeyas y armadillos. Los venados son abundantes en el sur y muchas especies de platyrrhini pueden ser encontradas en la selva tropical del Norte. Según datos de 1993, Brasil albergaba entonces 69 de las 244 especies de primates conocidas en el planeta. La preocupación por el medio ambiente creció en respuesta al interés mundial en las cuestiones ambientales.

El patrimonio natural de Brasil está seriamente amenazado por la ganadería, la agricultura, la explotación forestal, la minería, el reasentamiento, la extracción de petróleo y gas natural, la sobrepesca, el comercio de especies salvajes, las presas e infraestructura, la contaminación del agua, el cambio climático, el fuego y las especies invasoras. En muchas áreas del país, el ambiente natural está amenazado por el desarrollo urbano. La construcción de carreteras en medio de la vegetación, tales como la BR-230 y la BR-163, abrieron áreas anteriormente aisladas a la agricultura y al comercio; las presas inundaron valles y hábitats salvajes y las minas crearon cicatrices en la tierra que alteraron el paisaje.

En diciembre de 2016, según estudios de EMBRAPA, la vegetación nativa preservada cubría el 61 % del territorio brasileño. La agricultura ocupaba el 8 % del territorio nacional mientras que los pastos cubrían el 19,7 %.

mostrar menos